Villaluenga
Varios miles de personas se han dado cita en la primera jornada de la VIII edición de la Feria del Queso de Villaluenga, un evento que durante el fin de semana reúne a una treintena de queserías andaluzas, con más de un centenar de variedades de este producto.
Para ampliar la foto, pulsa sobre la imagen

Tal ha sido la afluencia de público en esta jornada inaugural que a la una y media de la tarde ya había casi un kilómetro y medio de retenciones en el acceso a la localidad, con los vehículos prácticamente parados en la carretera y con los aparcamientos completos, teniéndose que recurrir ya a una enorme explanada situada en pleno campo.

Otro detalle de la enorme afluencia de público en esta jornada sabatina es que la nave que alberga los stands abrió sus puertas mucho antes de las once de la mañana, hora fijada por la organización para su apertura. Numerosos autobuses -algunas fuentes apuntan hasta 40- llegaron también a esta localidad, la más pequeña de la provincia de Cádiz con tan sólo 471 habitantes.

El ambiente se vivió desde primera hora de la mañana, optando muchos de los visitantes por dar buena cuenta de un contundente desayuno al sol. Y es que la excelente temperatura fue otro de los factores que ayudaron a que esta VIII Feria del Queso de Villaluenga sea ya un éxito, independientemente de lo que suceda en la segunda jornada.

Las actividades previstas por la organización, con catas, talleres de elaboración de queso u ordeños fueron también un rotundo éxito, al igual que el espectáculo ecuestre que se celebró por la tarde en la plaza de toros de la localidad.

Una de las novedades de esta edición es que se podían obtener tickets de degustación, que por cinco euros daban derecho a probar hasta ocho tapas o variedades de quesos. La mayoría de stands, además, ofrecían degustaciones gratuitas también de algunos de los productos. Entre una y otra opción, nadie salió sin probar bocado de un producto que ha convertido a Villaluenga del Rosario en el centro neurálgico del queso. Sus seis queserías y su medio centenar de empleos lo dicen todo en una población que no llega ni tan siquiera a los 500 habitantes.