Tarifa es sin duda la meca del kitesurf y lo es gracias a su situación geográfica. Su costa presume de vientos que reúnen las condiciones para la práctica del kitesurf. La velocidad del viento, presente casi todo el tiempo gracias al efecto Venturi, hace que los principiantes pueden aprender con líneas cortas, porque no se les va a caer la cometa por falta de viento. Mientras que aquellos con mayor experiencia o que se sienten más cómodos con las líneas más largas podrán practicar a su antojo y además siempre tendrán magnificas olas en las que demostrar sus habilidades.