Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso del sitio web con partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una obra del olvereño Simón Medina Liria ha sido elegida este año como cartel anunciador del Lunes de Quasimodo 2019, una fiesta que se celebrará el próximo 29 de abril, que está declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía, que cuenta con más de 300 años de historia y en la que existe una manifiesta devoción hacia la Virgen de los Remedios de Olvera. 

El lunes 29 de abril el pueblo de Olvera celebrará la tradicional romería del ‘Lunes de Quasimodo’ en las inmediaciones del Santuario de Nuestra Señora de los Remedios y sus alrededores, convirtiéndose la zona un año más, en un lugar de encuentro para los vecinos y visitantes y de celebración de esta fiesta, que es una de las principales fiestas del calendario local, con actos religiosos y laicos, y cuenta con tradiciones culinarias como el hornazo, y las famosas Tortas del Lunes, ambos dulces típicos de la fiesta.

Para la celebración del ‘Lunes de Quasimodo 2019’ y peregrinación hasta el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios, el próximo 29 de abril, todas las carrozas deben estar a las nueve de la mañana concentradas en la calle Mercado, donde se les entregará un lote de productos serranos. A las doce del mediodía tendrá lugar la tradicional misa de acción de gracias a Nuestra Señora de Los Remedios. A las 14:00 horas está prevista la entrega de premios del Concurso de Hornazos y del II Concurso de Sopas Pegás y a las 14:30 horas la actuación del Mago Romer en la carpa ubicada en la explanada próxima al Santuario. El sábado 27 de abril tendrá lugar XXXIII Cross de Quasimodo a las 17:00 horas en los accesos a la Residencia de Mayores y a las 16:00 horas saldrá la ofrenda floral a Nuestra Señora de los Remedios desde la explanada de la Piscina Municipal. En torno a las 18.00 horas está prevista la llegada al Santuario de Nuestra Señora de los Remedios y merienda popular con las tradicionales “Tortas del Lunes de Quasimodo” y chocolate en la carpa ubicada en la explanada próxima al Santuario.

En cuanto al cartel anunciador, la de Simón Medina Lirio representa, según se puso de manifiesto durante su reciente presentación, una estampa del Lunes de Quasimodo llena de luz y color, donde los olvereños, niños y mayores disfrutan de una jornada con la familia y los amigos en los alrededores del Santuario de Nuestra Señora de los Remedios. A lo lejos se observa la silueta de Olvera, mientras una mar de olivos y un cielo azul se funden en el cuadro para presentar la fiesta. Esta es la primera ocasión en la que el cartel anunciador se elige por concurso. 

El Lunes de Quasimodo es una romería que cada año se celebra en Olvera el segundo lunes después del Domingo de Resurreción y en la que los lugareños se reúnen en torno a la ermita de Nuestra Señora de los Remedios para dar gracias a la Virgen por las lluvias que pusieron fin a la prolongada sequía que se vivió en el año 1715.

En la actualidad, esta romería, que desde 2006 está declarada como Fiesta de Interés Turístico de Andalucía, se ha convertido en uno de los acontecimientos más relevantes de cuantos tienen lugar a lo largo del año en esta localidad.

La festividad se remonta al mencionado año de 1715, cuando Olvera y su entorno sufrieron una gran sequía que desembocó en trágicas consecuencias tanto para la agricultura como para la ganadería. Ante tan adversa situación, el pueblo solicitó su ayuda al Cabildo, que decidió encomendarse a Nuestra Señora de los Remedios. La decisión adoptada fue la de trasladar en procesión a la Virgen desde su ermita hasta Olvera con el ruego de que la lluvia volviera a hacer acto de presencia.

Durante una semana, desde el 8 al 15 de abril de aquel 1715, la Virgen permaneció en Olvera. A su regreso, las plegarias se hicieron escuchar y la lluvia cayó de nuevo, tras una larga sequía, en Olvera. Desde entonces, cada año son cientos las personas que acuden a esta peregrinación para dar gracias a la Virgen por aquella bendita lluvia.

Paralelamente a esta celebración, que en 2015 cumplió los tres siglos de vida, se han ido desarrollado diversas actividades, tanto laicas como religiosas. La gastronomía también ha jugado un papel fundamental en esta fiesta, especialmente en lo que a repostería se refiere, destacando productos como la Torta del lunes de Quasimodo, empleada habitualmente para sostener otro de los productos típicos, el huevo del hornazo.