Villaluenga del Rosario será escenario este domingo, día 17, de la prueba más exigente correspondiente a la Copa Gaditana de Montaña. Se trata del V Desafío Sierra de Villaluenga, una que además también se integra en el Naturaventura Trail Series y que reunirá en esta localidad, la más pequeña de la provincia, a más de 350 corredores.

La localidad más pequeña de la provincia, con apenas 475 habitantes, volverá a ser protagonista de un evento de primer nivel. En esta ocasión se trata de la quinta edición del Desafío Sierra de Villaluenga, una prueba de cross de montaña que ha sido calificada ya como la más exigente del circuito correspondiente a la Copa Gaditana de la especialidades, según ha manifestado Ismael Barea, en representación de la entidad organizadora. 

Esta cita deportiva, que arrancará a partir de las nueve y media de la mañana, también se integra dentro de la Naturaventura Trail Series, que precisamente cerrará aquí en Villaluenga su calendario anual. Todo el recorrido discurre por montaña y abarca las Sierras de Lívar y el Cao. Se disputa en dos distancias, una de 17 kilómetros y otra de 25, con un desnivel positivo de 2.000 metros y ha sido calificada por Barea como “muy técnica”. Sumando ambas mangas, 350 competidores disputaran el Desafío.

El diputado de Deportes, Jaime Armario; y el alcalde de Villaluenga, Alfonso Moscoso, con representantes de la organización

 

“Villaluenga vuelve a ser epicentro del mundo de la trail en la provincia de Cádiz”, ha afirmado el alcalde Alfonso Moscoso, que lo ha puesto en relación con las otras dos pruebas que se celebran al año en esta localidad y que reúnen a 1.500 competidores al año.

“Pretendemos aunar el turismo y el deporte y tenemos claro que tenemos mucho que ofrecer”, ha señalado Moscoso al referirse al apoyo municipal a esta iniciativa y a otras pruebas de esta índole. Además ha agradecido el patrocinio de la Diputación para una competición que incide en “la generación de economía, el desarrollo del turismo, el fomento del deporte y la fijación de la población al territorio”. 

 La V edición del Desafío se considera ya como una “prueba consolidada”, que para este año tiene como novedad la instalación de una pequeña guardería que da servicio a los corredores. Desde la organización se ha destacado el buen ambiente como “señal de identidad de la carrera”, que se constata en la tradicional convivencia entre los corredores tras la competición.