Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso del sitio web con partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Importantes y profundas son las huellas que los árabes dejaron en la provincia de Cádiz. Huellas que enriquecieron su cultura y que aún hoy día son muy visibles en su patrimonio, lengua, música y, cómo no, en su rica y variada gastronomía.
Ejemplo de ello es la afamada repostería de una de las localidades más bellas de la comarca de La Janda, Medina Sidonia.
En sus centenarios obradores se elaboran desde hace siglos dulces y pasteles que tienen su cuna en aquella época. Fórmulas maestras que a lo largo de todo el año conquistan a quienes las degustan y que son elaboradas a partir de productos de primera calidad y métodos artesanales.
Sin lugar a dudas, el máximo referente es el alfajor, producto que se elabora a base de miel pura de abeja, harina, avellanas, almendras, pan rallado y especias (cilantro, clavo, matalahúva, ajonjolí y canela). Un bocado sutil, con aromas a especias y un intenso sabor a miel y frutos secos.
También se le conoce como ‘alajú’, del término árabe ‘al-hasú’, que significa relleno, y cuenta con el reconocimiento de ‘Indicación Geográfica Protegida’.