Si hay un producto del litoral gaditano que merezca el calificativo de ‘bocado de dioses’, ese, sin lugar a dudas, es el atún rojo de almadraba. Capturado en las artes milenarias de Conil de la Frontera, Barbate, Zahara de los Atunes y Tarifa entre abril y junio, el atún rojo se ha convertido en uno de los productos más demandados por los grandes chef y restaurantes.