Elaboración del queso de Cabra Payoya

Quesos de Villaluenga

Ahí, en la cumbre de la provincia, de ese mágico espacio llamado Sierra de Cádiz, se acunan desde hace siglos quesos diferentes, especiales, de infinitos matices y texturas; quesos que provocan la admiración de los grandes especialistas mundiales y que, como sucede con una de sus marcas más afamadas, Payoyo, lucen las más altas y afamadas distinciones nacionales e internacionales.

 

Quesos que son una de las grandes razones de ser de Villaluenga del Rosario, destacado territorio quesero que, por méritos propios, forma desde 2017 parte de la Asociación Ruta Europea del Queso.

Quesos que, como dicen los grandes maestros de este territorio de piedra caliza y cuevas que se pierden en las entrañas de la tierra, tiene uno de sus grandes secretos en esas leches de matices y aromas de altura que caracteriza a sus razas autóctonas, la Payoya y la Merina Grazalemeña.

Magia blanca a  la que se une la utilización del cuajo de cabrito de raza payoya, que le aporta un sabor intenso, en algunos casos picante, y una textura mantecosa en el paladar.

Fórmula natural que da vida a distintas variedades de quesos (fresco, semicurado, curado, emborrado en manteca, romero, salvado o pimentón) de sabores y consistencia extraordinaria y de los que son estandartes queserías como Payoyo, Oliva, La Covacha, Villaluenga del Rosario y Abuela Agustina.

Y es que Villaluenga del Rosario es uno de esos paraísos que no se describen con palabras, se paladean intensamente.

 GALERIA DE FOTOS