Quesos de Villaluenga

Adentrarse en la historia de los quesos de este mágico rincón de la Sierra de Cádiz, es fijar la mirada  en dos escenarios íntimamente conectados. El de los montes de verdes pastos, donde la sacrificada labor del pastoreo ha hecho posible la obtención de leche salpicada de mil y un matices y aromas, y el de las casas de los pastores y ganaderos, en las que la sabiduría y el mimo de las mujeres han dado vida a productos excepcionales.

De eso, de quesos con ‘acento’ de mujer, sabe, y mucho, la quesería La Abuela Agustina, en la que Carmen Moscoso y Rosana Poley han sabido aprovechar el rico legado de su abuela, Agustina, para elaborar quesos sublimes, reflejo de la gran tradición quesera de este territorio.

Quesos que, como ellas defiende, “nos trasladan a ese sabor a pueblo, a campo....a ese café de pucherete acompañado de un buen pan y, cómo no, de ese queso....el Queso de la Abuela”.

Quesos de leche cruda, semicurados, curados, aromatizados y frescos que, en estos tiempos difíciles, se antojan auténticos refugios del placer; evocadores de las riquezas de un territorio natural difícil de contar e imaginar sin tan exquisito bocado.

Territorio que muy pronto volveremos a disfrutar. Pero, eso sí, con un buen café de pucherete, un crujiente trozo de pan y una porción de queso como el de La Abuela Agustina