Torre Alháquime ha vivido una calurosa jornada de Corpus, lo que no ha sido óbice para que el pueblo amaneciera decorado especialmente para la ocasión y para que numerosos vecinos y visitantes disfrutaran de una festividad muy arraigada entre los torreños.