En pueblos tan característicos y singulares como Vejer de la Frontera, innumerables son los lugares desde los que, pese a su lejanía, se pueden descubrir las aguas del Atlántico. Algunas de esas atalayas son los molinos, edificaciones sin las que no se puede entender la historia y la fisonomía de esta blanca población gaditana.