Benalup
Declarada Monumento Arquitectónico Artístico Rupestre e incluida en el itinerario cultural europeo ‘Caminos de Arte Rupestre Prehistórico’, la Cueva de las Figuras (Benalup-Casas Viejas) es uno de los tesoros mejor guardados y conservados de la comarca de La Janda.
Localizada en un paraje natural de belleza excepcional, las paredes de la Cueva de las Figuras, sus pinturas rupestres, son uno de los testimonios de mayor valor de nuestra prehistoria y, muy en especial, de la fauna existen en el Neolítico y el Calcolítico (Edad de Bronce).
Dichos dibujos se descubrieron en 1913 y se han clasificado en un tipo particular de pintura rupestre, el arte sureño, que abarca al sur de Andalucía. Dibujos que en la región se extienden en un período de unos 20.000 años.
En los calcos utilizados en 1929 por H. Breuil y M.C. Burkitt para la descripción de las pinturas se identificaban o, cuando menos, imaginaban especies como el calamón, la grulla o el flamenco, además de zarapitos, zancudas o moritos y la que fue y, afortunadamente, vuelve a ser una de las grandes joyas de  los cielos de La Janda, el Ibis Eremita.
Aves que sobrevolaban y habitaban un entorno privilegiado gracias a la proximidad de la que en su día fue la laguna interior más grande de Europa, la Laguna de la Janda.
En la cueva se distinguen dos partes, el vestíbulo y la cámara interna. La escena más importante de todas y la más antigua se sitúa en el vestíbulo, a la izquierda. En esta escena aparecen 9 figuras humanas; tres guerreros, tres mujeres, dos niños y una diosa o virgen. El centro de la escena es un gran ciervo con 12 y 7 candiles (números mágicos ambos). En la parte derecha del vestíbulo aparece otro gran ciervo en rojo más.
En la cámara interna de la cueva se localizan figuras de todo tipo, destacando los ciervos, aves, símbolos diversos y alguna figura que podría representar la silueta de un barco.