Pese a que el fenómeno, esencialmente gastronómico, del atún rojo de almadraba es de reciente descubrimiento para el gran público; las huellas de esta arte de pesca y de este auténtico 'bocado de los dioses' en nuestras costas se pierde en la 'noche de los tiempos'.