Castellar

Sin palabras, así se quedan quienes (como nosotros) han tenido la gran suerte de descubrir y recorrer una de las mayores joyas de la provincia de Cádiz, de esa que escribe su historia entre castillos, calles encaladas y espectaculares vistas que se precipitan sobre paisajes naturales de extraordinaria belleza. 

Os hablamos del Castillo o Villa Fortaleza de Castellar, un lugar que, como si de un viaje al pasado se tratase, nos devuelve a esa época (siglo XIII) en la que cristianos y musulmanes median sus fuerzas por el Reino de Granada. Tal es así, que esta fortificación, de las mejor conservadas de Andalucía, fue parte importante del sistema defensivo del Estrecho de Gibraltar.

Y es que nada más cruzar la entrada principal de la fortaleza (declarada una de las diez más bellas de España), las emociones van in crescendo. Primero, a través del magnetismo que transmite su extraordinario recinto amurallado (conformado por torres, barbacanas y colmenas) y poco después, una vez atravesado el patio de armas, por la fuerza hipnótica de una pequeña villa en cuyas casas encaladas y calles empedradas aún sigue muy vivo el espíritu de un pasado muy presente.

Apenas un centenar de viviendas perfectamente conservadas y floreadas en las que habita esa paz y tranquilidad tantas veces anheladas.

Y todo, villa y fortaleza, en un entorno, el Parque Natural de los Alcornocales, en el que reinan ciervos, jabalíes, alcornoques, encinas… y en el que tienen lugar dos mágicas ancestrales liturgias, la berrea y el descorche.

CASTELLAR, EN FOTOS